Inicio / EMPRENDEDORES / Emprender a los 82, un desafío posible

Emprender a los 82, un desafío posible

Entrevistamos a Dora Alesandrelli, quien a los 82 años volvió a retomar la actividad, en el área de la estética que es su pasión, esta vez con dos cabinas de ozono para ofrecer esa terapia, que según los expertos tiene varios beneficios para la salud y la belleza.

Le preguntamos ¿por qué emprender, comenzar un proyecto cuando ya se es un adulto (con una jubilación), con una familia que incluye nietos y bisnietos, que la decidió a llevar adelante esta idea, si hubo apoyo de la familia? Porque no perdemos de vista que llevar adelante un emprendimiento, cualquiera sea, lleva un esfuerzo, riesgos, un desgaste físico importante, y en este en particular, implica trabajar entre ocho y diez horas por día, a los 82 años.

Dora cuenta que tuvo apoyo de dos de sus nietos, “Nahuel y Tamara, comenzamos con la cabina chiquita”, al hablar utiliza el “nosotros inclusivo” dejando ver que sus nietos participaron activamente del emprendimiento. Luego, continua su relato, “la parte que paso trabajando la paso con mucha alegría, alegría por las personas que vienen y sienten que mejoran, y con eso creo que me voy sanando cada vez más yo porque los veo que están bien y yo me siento bien”.

En cuanto a las cabinas, Dora pasó de tener una a instalar otra hace dos meses porque dice, “me iba bien con la más chica, pero ya había visto una más grande que me encantaba, entonces Nahuel y Tamara decidieron darme el gusto con la cabina grande, y así comenzamos y la incorporé (incluye más tecnología aunque la terapia es básicamente la misma, aclara)”.

Le preguntamos  ¿que sienten sus nietos ahora cuando la ven trabajar cada vez más horas?.  Ella asegura que sus nietos se sienten muy felices, también su hija, de quien dice “siempre me ha apoyado y está acá. Me ven que estoy activa, que estoy bien, no siento ningún malestar, entonces es una alegría”.

Este medio le preguntó qué les diría a otras personas que están viviendo momentos difíciles, como le ha tocó cuando perdió a su marido tres años atrás.

Ella no duda en recomendarles:  “que se animen a hacer lo que ellos quieren, que se animen a emprender cualquier cosa con tal de no sentirse solos y quietos, porque me parece a mí que lo peor es que cuando la persona se va haciendo mayor se queda estacionada, es lindo que comiencen con cosas que les gusten, de lo que sea, emprender y ser sociable, con cariño, mantenerse en movimiento que es lo que le da vida a uno para estar bien, te hace sentir con otras energías, que tenés que cumplir un horario, que estás esperando los clientes, te hace sentir joven”.

Le consultamos, específicamente, ¿Cómo es trabajar 8 ó 10 horas al día a esta altura de la vida, como se encara eso?

Ella vuelve a resaltar que la alegría es el motor para lo que hace, “con alegría, porque a mí siempre me gustó todo lo que tiene que ver con la belleza de la mujer y la salud. Yo tenía un instituto de belleza en Santa Rosa, y hacía diferentes tratamientos, trabajaba mucho y luego llegó un momento en que paré y dejé por varios años la actividad. Y ahora comencé otra vez, siento muchísima alegría porque tengo personas que vienen,  que me van diciendo que mejoran y me siento muy contenta y así, en general, comienzo temprano, a las 7 u 8 de la mañana y estoy bien, me siento bien porque tengo compañía, hace tres años que quedé viuda y estoy con mucha paz con todo esto”.

Finalmente, le pedimos a Dora una reflexión sobre que le ocurrió cuando enviudó, con la tristeza del momento, si se imaginaba que iba a encontrar una cosa que la hiciese sentir con proyectos nuevos en la vida. Y rememora: “en aquel momento no, porque había quedado muy triste, muy sola y no sentía que iba a volver a a empezar, a estar bien, pero empecé a viajar a Santa Rosa, a hacer el tratamiento con ozono en la cabina de Lorena Fernández, y me fui sanando, recuperando energía, buen ánimo y ahí comencé a sentir cosas distintas y, luego, ya decidí poner esto y tuve apoyo para comenzar con mi cabina propia y me hizo sentir que quería empezar de vuelta”.

 

 

 

*Según algunos sitios de internet la ozonoterapia explican que es el empleo del Ozono como medicamento biológico, apto y seguro para ser aplicado en el tratamiento de dolor crónico y de numerosas enfermedades, todas ellas en relación con el daño celular por exceso de radicales libres (estrés oxidativo).

Dado el interés creciente sobre esta técnica, la Federación Mundial de Ozonoterapia (WFOT) publicó en 2015 un texto científico dirigido a todos aquellos profesionales de la salud interesados en conocer la farmacología, la bioquímica y las utilidades del ozono médico.

Este texto está disponible en varios idiomas en la página web de la Sociedad Española de Ozonoterapia (SEOT).

El ozono médico es una mezcla de bajas concentraciones de ozono con oxígeno medicinal.

Se usa, principalmente para el tratamiento del dolor y las inflamaciones crónicas.

Además, puede ser muy útil en el tratamiento de pacientes que sufren procesos relacionados con la alteración del balance de oxido-reducción celular, es decir, con exceso de radicales libres.

Entre estos figuran, fundamentalmente, la inflamación crónica de cualquier naturaleza, los procesos inmunitarios, los procesos isquémicos y los procesos infecciosos.

Básicamente, el ozono médico tiene “efecto vacuna” sobre el organismo, ya que estimula las defensas antioxidantes mediante la provocación de una pequeña oxidación controlada (pre-acondicionamiento oxidativo celular).

Dada su excelente tolerabilidad y su mínimo riesgo es ideal para mejorar la calidad de vida en pacientes con dolor crónico (máximo nivel de evidencia científica) y en procesos infecciosos, isquémicos y autoinmunes.

Todos los estudios de seguridad (Tolerabilidad, teratogenicidad y carcinogenicidad) han sido realizados siguiendo las normativas de la Food and Drug Administration estadounidense (FDA), de la Organización Mundial de la Salud (OMS), y de la Agencia Reguladora Cubana, una de las más prestigiosas del mundo.

En estudios preclínicos, más de 60 publicaciones avalan su inocuidad y eficacia como protector en daño renal, hepático, cerebral, cardíaco, pancreático, intestinal, óseo y muscular.

Diferentes grupos de investigación han publicado estudios clínicos demostrando ser útil y muy bien tolerado en enfermedades cardio y cerebrovasculares, neurológicas, oftalmológicas, neumológicas, digestivas, metabólicas, reumatológicas, odontológicas, etc.

Cabe destacar la publicación de una serie de trabajos que demuestran su interés como adyuvante a los tratamientos del paciente oncológico, tanto como protector ante los daños de la quimio y radioterapia, como por mejorar la inmunidad y favorecer la curación de heridas complicadas.

 

Compruebe también

I-Comex generó 180 reuniones durante la ExpoPYMes 2022

El balance de la participación de la Agencia La Pampa de Inversiones y Comercio Exterior …

El gobernador aseguró que pedir la devolución de regalías de Los Nihuiles es “otro absurdo de Mendoza”

“La pretensión del Gobierno de Mendoza que devolvamos regalías sólo encuentra asidero en la absurda …

Dejanos tu comentario