Inicio / PORTADA / La Navidad tiene esquina en Winifreda

La Navidad tiene esquina en Winifreda

En la localidad de Winifreda cada diciembre el espíritu navideño renace de la mano de una familia y su costumbre de iluminar con cientos de luces de colores la fachada de su casa para celebrar esta tradición cristiana.

Ubicada en la intersección de las calles Rivadavia y Esteban Larco desde hace más de 20 años es un punto inevitable cuando los niños winifredenses salen a encontrar la Navidad en las calles locales.

El medio digital «Actualidad y Actores» dialogó con el matrimonio encargado de esta especie de “Casa de Papá Noel”, integrado por Jorge Torres y Cristina Briski.

Les preguntamos en qué año comenzaron a adornar el exterior de la casa con luces navidad, y el dueño de casa, Jorge Torres, recordó que fue en el año 1998.

Consultados por qué se les ocurrió comenzar con esto, Cristina rememoró y Jorge la acompañó en sus palabras, de que se debió a que cuando eran chicos no había árboles de navidad ni luces, “era raro poder acceder a un pino, era una rama con algún adorno de papel de cigarrillos, plateado, dorado, pero eso era todo lo que hacíamos, por eso cuando tuvimos la posibilidad comenzamos a adornar, pero poco fue en ese año ’98 y, ya en 2000, comenzamos a adornar toda la casa con juegos de luces”.

Este medio les consultó sobre la cantidad de Juegos de luces que llegaron a colocar, y Jorge compartió que hubo un año, (tal vez el 2000), en que llegaron a tener 40 juegos de luces, de unas 100 luces cada uno, para “vestir” la casa de Navidad, “el pico de juegos luces fueron unas 4000. También hicimos un Papa Noel, de manera artesanal. Este despliegue de adornar el techo, la fachada completa de la casa fue una rutina que duró 20 años. Ahora hace dos años que comenzamos a mermar, estamos grandes y subir al techo, las cornisas, fuimos dejando, porque hay que hacer muchas conexiones de luces, muy alto, muy complicado…” explicó Cristina.

Consultamos a los entrevistados sobre la religión que profesan y su Fé, que descartábamos es Católica, y Jorge Torres contestó que así era, pero nos sorprendió un poco la respuesta de Cristina, quien aclaró que ella es Protestante, aunque porque su familia lo era (vale recordar que esta rama del cristianismo no venera a la virgen María ni a los santos a quienes no consideran mediadores entre Dios y los hombres, entre otras diferencias) .

Por lo que este medio le consultó, en virtud de su Fé, qué significa para ella celebrar la Navidad, a lo que respondió, enfática, que “mucho, porque yo soy Protestante pero a la vez, yo personalmente creo muchísimo en la Virgen, en realidad como si fueran dos cosas, Católica o Protestante, no lo sé, pero es una Fé que va mucho más allá, más allá de las diferencias (de los cultos), a tal punto que nosotros tuvimos una aparición de la Virgen, en una estampita nos apareció en la cama, cuando mi esposo estaba internado para operarse. Después cuando volvimos recibimos una foto de la Virgen de Fátima, que era la misma que nosotros tuvimos en la cama, que la tengo hasta el día de hoy y no pasó mucho tiempo que llegaron los misioneros, los seguidores de la Virgen de Fátima, uno de Venezuela y otro de otro país,  y nos hicimos «socios» de la Virgen de Fátima, nosotros somos devotos de ella, tenemos su rosario, todo, todo..

 

Este medio le preguntó si ellos ya eran devotos de la Virgen de Fátima antes de esta aparición, a lo que Cristina responde que ella ya era devota, “de chiquita, porque yo ya había tenido otra aparición antes, a los 5 ó 6 años, pero yo no conocía de vírgenes porque en mi religión no se conocía la virgen, entonces después me enseñaban muchas (advocaciones de la virgen) y nunca eran la que yo vi. La que yo vi nunca la podía encontrar, hasta que una vez que fuimos a Santa Rosa y la encontré en la capilla que está en la plaza cerca de la estación Terminal de colectivos. Cuando entré, la vi y le dije a él esta es la virgen, esa era la Virgen, la que yo había visto de chica entre las nubes, en el cielo”. Cristina afirma que más allá de su Fé protestante y de estar casada con un católico para ella la Virgen es sagrada. Refuerzan su creencia con una anécdota de que la virgen se les apareció varias veces, incluso cuando su esposo trabajaba como policía y encontró un dije con la imagen de Fátima, tirado en la cancha.

Finalmente,  les preguntamos ¿qué otras cosas los mueven a llevar año a año adelante esta idea de iluminar su casa para Navidad?, ellos contaron, “a nosotros nos gusta ver pasar a los chicos, la alegría y su inocencia, porque uno tiene nietos también, y dicen: ‘mirá la casa de Papá Noel’ y se sacan fotos, ….»

Act. y Act. ¿Creen que alguno de sus hijos seguirá esta tradición?

Coinciden en su respuesta que será posiblemente su hijo varón, quien lleva un nombre religioso, Jesús.

Act. y Act. ¿Le agregarían un significado extra este año, a este gesto de poner una nota alegre en esta esquina del pueblo, después de este tiempo tan difícil, de pandemia, que se vivió y del que aún no se sale?

Cristina explica que ella lo siente como un agradecimiento, es decir, “agradecer que estemos bien. Pese a todo uno está bien. Yo pienso que nos aferramos a la Fé”, “y a la esperanza”, agrega su esposo y, amplía, “creo que él lo dice por la pandemia, que se frene, aunque va a costar, lo más grave para mi es esto (del encierro), porque nuestros hijos, los nietos, los jóvenes sufren mucho esto, recién empiezan a salir y quieren su libertad, si nosotros tenemos que estar encerrados, uno se entretiene, pero los jóvenes quieren su libertad”.

Compruebe también

Más de 70 viveristas participarán de la Expo Vivero 2022

Se llevará a cabo el 22 y el 23 de octubre y aún quedan cupos …

La pobreza en el conglomerado Santa Rosa-Toay es del 35,9% y la indigencia se ubica en el 13,2%

El INDEC relevó -en el primer semestre de 2022- que 46.707 personas viven en la …

Dejanos tu comentario