Inicio / MUNDO / Peregrinos a La Meca: turismo religioso, el “oro blanco” de Arabia Saudita

Peregrinos a La Meca: turismo religioso, el “oro blanco” de Arabia Saudita

Tras la caída del precio del “oro negro”, los sauditas apuestan a recibir a una multitud de fieles que llegan para el hach. Este año, hay 2.500.000 personas de 168 nacionalidades, que gastarán unos U$S 7.000 millones.

“Arabia recibe al mundo”. El lema de la peregrinación musulmana a La Meca de este año resume la voluntad de acelerar el turismo religioso ante la caída de los precios del petróleo, el principal ingreso del país.

Las autoridades sauditas no han esperado al final del hach, mañana lunes, para celebrar el éxito de esta edición, en la que el país ha recibido a más de 2.350.000 fieles, una cifra en aumento con relación al año pasado. Entre ellos figuran 1.750.000 peregrinos de 168 nacionalidades.

El ministerio del Interior hizo hincapié en que la peregrinación ha transcurrido “sin problemas” a nivel sanitario o de la seguridad. “Nuestro plan ha estado a la altura de los estándares requeridos”, afirmó el coronel Sami al Shueirej, un alto mando de la seguridad general saudí.

En setiembre de 2015, el derrumbe de una grúa cerca de la Gran Mezquita de La Meca causó más de 100 muertos y casi 2.300 fieles murieron en una estampida, lo que generó fuertes críticas al reino por su gestión.

 

Un plan ambicioso

En abril de 2016, Mohamed ben Salman, hijo del rey y con un poder enorme desde la llegada de su padre al trono en enero de 2015, dio a conocer un ambicioso plan de reforma denominado “Visión saudí 2030” para diversificar la economía, actualmente demasiado dependiente del “oro negro”. El turismo religioso, calificado como “oro blanco”, es uno de los objetivos.

“De aquí a 2030, esperamos recibir todos los años a seis millones de fieles durante la gran peregrinación y a 30 millones para el Umrah”, la pequeña peregrinación que se puede efectuar a lo largo de todo el año, declaró el presidente de la Cámara de Comercio e Industria de La Meca, Maher Jamal.

El reino, principal exportador de crudo del mundo, ha sufrido desde mediados de 2014 una fuerte caída de sus ingresos petroleros por el desplome de los precios del barril.

“Hasta el hallazgo de petróleo, el hach era el principal recurso de Arabia Saudita”, recuerda el historiador Luc Chantre, especialista de la peregrinación en la época colonial. “Incluso antes del Islam, La Meca era una plataforma comercial. Un lugar de canje internacional, donde lo religioso y lo comercial estaban siempre ligados”.

En los centros comerciales que bordean la explanada de la Gran Mezquita de La Meca las tiendas están abarrotadas. Cierran sólo el tiempo de la oración. Hay marcas del mundo entero. Incluso en el monte Arafat, donde los peregrinos dedicaron la jornada del jueves pasado a la oración y las invocaciones, había vendedoras de alfombras.

“Los gastos de los peregrinos (del extranjero y del interior) podrían oscilar este año entre 20.000 y 25.000 millones de riales (5.330 y 6.670 millones de dólares) contra 14.000 millones de riales (3.730 millones de dólares) el año pasado”, precisó el presidente de la Cámara de Comercio.

Cada peregrino desembolsa en promedio varios miles de dólares aparte del viaje, sobre todo en el alojamiento, la comida y la compra de objetos de recuerdo y de regalos. Según Jamal, el alza se debe “al aumento en un 20% del número de peregrinos” este año.

En 2013, las obras de ampliación de los lugares santos hicieron que el reino redujera en un 20% el número de peregrinos extranjeros autorizados a viajar. En los países musulmanes la proporción es de un peregrino por cada 1.000 habitantes.

Riad se ha propuesto recibir a más peregrinos de aquí a 2030 por lo que ha emprendido transformaciones arquitectónicas que algunos consideran desmesuradas.

El proyecto incluye una ampliación de las dos mezquitas santas de Medina y La Meca.

Para favorecer la circulación de los peregrinos en la Kaaba (construcción en forma de cubo a la que los peregrinos dan siete vueltas) se construyeron dos plantas superpuestas conectadas con la planta baja por unas escaleras mecánicas. Los peregrinos realizan el rito por pasillos con aire acondicionado o ventilación.

En 2010, el país construyó una línea de ferrocarril eléctrico que une las principales paradas del hach.

En cifras

El hach o peregrinación anual a La Meca, el principal acontecimiento del Islam, se realiza anualmente en Arabia Saudita y este año terminará mañana lunes. Todo musulmán devoto y que esté en condiciones físicas y económicas de llevarla a cabo debería peregrinar al menos una vez en la vida a La Meca. Estas son las cifras del hach de este año, según las autoridades saudíes:

– 2,35 millones de personas participan en la peregrinación.
– 1,75 millones de peregrinos son de fuera de Arabia Saudita. – 600.000 proceden de Arabia Saudita.
– Los hombres son 1,33 millones del total.
– Las mujeres suman 1,01 millones.
– Los fieles que llegaron desde Europa son 84.894.
– Los que viajaron desde las América y Australia suman 22.268.
– Los peregrinos de países asiáticos no árabes forman un grupo de 1,04 millones.
– A su vez, aquellos procedentes del África no árabe son 186.873.
– Los fieles árabes suman 415.644.
– En total han sido desplegados 300.000 miembros de las fuerzas de seguridad saudíes y civiles para proteger y asistir a los creyentes.
– En diferentes lugares del recorrido del hach hay instaladas 5.000 cámaras de vigilancia.
– Han sido levantadas 160.000 tiendas de campaña para recibir a los peregrinos en el valle desértico de Mina, donde durante tres días se lleva a cabo el ritual de apedrear al demonio.

 

Fuente: DPA

Compruebe también

El adiós de Donald Trump: «El movimiento que iniciamos apenas comienza»

Mediante un mensaje difundido por la Casa Blanca, el presidente saliente de Estados Unidos repartió …

Estados Unidos: Melania Trump se despidió de la Casa Blanca

Fue una de las figuras más enigmáticas del Gobierno de Donald Trump, y con el …

Dejanos tu comentario