Inicio / PORTADA / Piden no olvidar a Julian Assange

Piden no olvidar a Julian Assange

Ayer Estados Unidos celebró el “Día de la Independencia”, un punto de inflexión histórico en el proceso de convertirse en una gran nación. En ese día, el mundo celebra grandes verdades consagradas en la Declaración de 1776, que resumen el concepto mismo de democracia moderna: “que todos los hombres son creados iguales, que su Creador los ha dotado de ciertos Derechos inalienables, que entre estos están la Vida, La libertad, y la búsqueda de la felicidad, para asegurar estos derechos, los gobiernos se instituyen entre los hombres, derivando sus poderes justos del consentimiento del gobernado, que siempre que cualquier forma de gobierno se convierta en destructiva de estos fines, es el derecho del pueblo. para alterarlo o abolirlo, e instituir un nuevo gobierno, sentando sus cimientos sobre tales principios y organizando sus poderes en tal forma,

De hecho, a lo largo de la historia, los disidentes han producido un cambio político duradero, la liberación de la opresión y el empoderamiento de la gente. Por ‘disidente’, no me refiero a la oposición en el parlamento, me refiero a activistas políticos que desafían el poder establecido desde el exterior. Mahatma Gandhi, Martin Luther King y Nelson Mandela fueron disidentes cuyos nombres ahora son apreciados en todo el mundo. Sin embargo, todos ellos desafiaron radicalmente el orden político, social y económico de su tiempo, que hizo que dos de ellos fueran asesinados y el tercero encarcelado durante 27 años.

¿Qué es, entonces, lo que hace que los disidentes sean una amenaza tan grande? Contrariamente a los criminales comunes, sirven a una causa superior. Contrariamente a los terroristas, informan, empoderan y movilizan a la gente. Y, contrariamente a las oposiciones parlamentarias, no tienen intereses en instituciones y prácticas corruptas que a menudo alimentan a ambos lados del pasillo político. Los gobiernos temen a los disidentes, porque no pueden ser poseídos y controlados. Algunos los encarcelan, torturan y ejecutan de forma rutinaria, basándose en pruebas clasificadas y juicios sumarios. Otros ocultan su opresión detrás de un velo de debido proceso, aplastándolos mediante el hostigamiento judicial y la difamación.

Nos guste o no, Julian Assange es un disidente. Desprecia el secreto y no puede ser domesticado, comprado o controlado de otro modo. Ha inundado el mundo con revelaciones comprometidas, incluidas pruebas de crímenes de guerra, agresiones y abusos, sin recurrir nunca a la violencia o noticias falsas. Él ha iniciado un cambio de paradigma en la conciencia pública y ha secado los refugios de impunidad gubernamental. Y como todos los que ponen en peligro los beneficios de los poderosos, se ha visto obligado a pagar el precio.

Pero, ¿cómo romper a un disidente político, un promotor de la verdad y la transparencia? Bueno, primero atacas su reputación y credibilidad, y destruyes su dignidad humana. Mantienes un constante goteo de rumores venenosos, primeras medias verdades y luego mentiras cada vez más audaces. Lo mantienes sospechoso de violación sin juicio, de piratería y espionaje, y de derramar heces en las paredes de la Embajada. Lo retratas como un narcisista ingrato con un gato y una patineta, cuyo único objetivo es el excepcionalismo que se glorifica a sí mismo.

Al hacerlo desagradable ante los ojos del mundo, te aseguras de que nadie sentirá empatía, por lo que una vez que su voz es sofocada y su aislamiento completo, puede ser quemado en la hoguera con impunidad. Lo más importante es que, habiéndolo degradado hasta convertirse en payaso para el entretenimiento de todos, habrás desviado la atención de sus focos sobre tus propios delitos. A continuación, asegúrese de que cualquier intento de exponer sus mentiras tenga como consecuencia el costo de la extradición a un juez que se encuentra en una tierra inclinada para ver su cabeza en un palo, donde los torturadores disfrutan de la impunidad. Luego, presionas a su país de refugio para que se someta (la influencia militar y económica nunca falla) y conviertes a sus protectores en enemigos, y su existencia diaria en un infierno attritivo.

El método es deliberado, concertado y sostenido, y emplea aislamiento, hostilidad y vergüenza. Ya sea que lo llames “intimidación”, “mobbing” o “persecución”, en esencia es lo mismo. Inflige a propósito un severo sufrimiento mental y pretende coaccionar, castigar e intimidar. Es así, según el derecho internacional, nada más que la tortura psicológica en toda regla. Eso sí, la tortura psicológica no es “suave” ni “ligera”. Apunta directamente a la destrucción de tu ser más íntimo, aunque sin dejar rastro físico. Se enfoca en tus emociones, tu mente y tu dignidad, e infunde vergüenza y ansiedad crónicas. A través de la sobreestimulación, la confusión y el estrés implacables, eventualmente causa agotamiento total, insuficiencia cardiovascular y colapso nervioso.

No nos dejemos engañar, extraditar a Assange nunca fue por piratería, violación, espionaje o narcisismo. Se trata de ahogar su desafío radical al secreto gubernamental, que tiene el poder de cambiar los asuntos mundiales para siempre, inspirado por las verdades y principios proclamados en la Declaración de 1776. Es por eso que los poderosos persiguen a Assange con ferocidad, mientras que los criminales de guerra probados pueden caminar en libertad. Y mientras lo observa pagar por la audacia de exponer la corrupción y el crimen, reflexione sobre lo que esto significa para usted, su país y su familia. Reflexione profundamente y reflexione enérgicamente, y luego use sus derechos democráticos para pedir cuentas a su gobierno.

Por una vez, decir la verdad se ha convertido en un crimen, mientras que los poderosos disfrutan de la impunidad, entonces sus propios derechos pueden ser los siguientes en la lista. Se habrá establecido un precedente de censura y tiranía, a través de la puerta trasera de nuestra propia complacencia, que puede y se aplicará de la misma manera al New York Times, BBC World y ABC News. Así que en este día, recordemos esta verdad, declarada hace 243 años: “Un príncipe, cuyo carácter está marcado por cada acto que puede definir a un tirano, no es apto para ser el gobernante de un pueblo libre”.

 

Por Nils Meier (Relator especial de la ONU sobre la tortura)

Fuente: newsweek.com

Compruebe también

Viviendas del Plan Mi Casa en San Martín

El acto de entrega de las 10 viviendas del Plan Provincial “Mi Casa” fue encabezado …

Circo, arte y freestyle en el cierre de los Juegos de la Araucanía 2019

Hoy a a partir de las 20, con la presencia de las 13 delegaciones participantes. …

Dejanos tu comentario