Inicio / PORTADA / Un padre deberá seguir aportando el 33% de sus ingresos para la cuota alimentaria

Un padre deberá seguir aportando el 33% de sus ingresos para la cuota alimentaria

Un hombre deberá seguir aportando el 33% de sus ingresos como cuota alimentaria al hijo de su expareja y no el 22% que había dictaminado el Juzgado de Familia 1 de Santa Rosa, a partir de que la sala 3 de la Cámara Civil de Santa Rosa aceptó la apelación realizada por la mamá del menor reconociendo que las tareas cotidianas de cuidado recaen sobre ella.

Luego de la separación, las partes habían acordado que el padre iba a aportar el 33% de sus ingresos, es de profesión ingeniero, como cuota alimentaria del hijo que tienen en común. Luego, el hombre se presentó en el Juzgado de Familia 1 y pidió una reducción de la cuota porque había tenido otro hijo con la actual pareja y eso le impedía seguir aportando el porcentaje acordado. La jueza del Juzgado 1 le dio la razón y le redujo la cuota alimentaria al 22% de sus ingresos. Pero la expareja apeló esa decisión y ayer la Cámara Civil falló que el hombre deberá seguir aportando el 33% de sus ingresos.

Los camaristas Guillermo Salas y Laura Cagliolo explicaron en el fallo en que «la existencia de un nuevo hijo como único fundamento de una petición de reducción de cuota alimentaria no resulta viable; pues si bien los gastos se incrementan con el nuevo nacimiento, las necesidades de T. V. también a medida que aumenta su edad, concurre a la escuela y realiza diferentes actividades conforme su etapa evolutiva».

«El mantenimiento del porcentaje de contribución alimentaria en el 33% de los haberes que percibe el padre que en este caso se decide (lo que implica la revocación de la decisión que los reduce que vino en apelación) no hace más que aplicar, no sólo la igualdad que proclama la Convención sobre la Eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW) sino el interés superior de T.V.», afirmaron.

«En definitiva, el alimentante no ha demostrado fehacientemente la imposibilidad de afrontar la cuota acordada para su hijo T. ni la imposibilidad de desarrollar su profesión habilitante. Tampoco que su aporte en especie deba ser tenido en cuenta para reducir su aporte en dinero. Todo ello era carga de su interés ya que fue quien peticionó la reducción de la cuota alimentaria (art. 360 CPCC)», aseguraron.

«El Sr. D. J. F. deberá seguir cumplimentando con la obligación alimentaria fijada en el 33% de los ingresos que perciba», fallaron.

Fundamentos

En la fundamentación del fallo, los camaristas explican que el hombre «ni acreditó por qué, pese a poseer título habilitante -Ingeniero- decidió -según sus dichos- dejar de realizar trabajos en forma independiente y continuar sólo con el trabajo del que es dependiente, pese a que, tanto su profesión como su trabajo dan a entender que es una persona idónea para incrementar sus ingresos a fin de dar cabal cumplimiento a sus deberes parentales».

«Surge de la respuesta a los agravios que es una decisión personal para tener más tiempo para, entre otras actividades, dedicarle a sus hijos. Sin embargo, se desprende de esta causa -por lo expuesto y no contradicho- que el tiempo de cuidado del niño T.V. es más que limitado de parte del progenitor, siendo aún menor que lo acordado en su oportunidad», reprocharon.

Agregaron que «también surge que el porcentaje del 33% de los ingresos como empleado y por el ejercicio liberal de su profesión, tampoco fue cumplimentado».

Salas y Cagliolo expresaron que «la obligación alimentaria es responsabilidad de ambos progenitores, debiendo tenerse en cuenta las necesidades del alimentado y la capacidad económica del alimentante o, más bien, reiteramos, la aptitud para obtener ingresos suficientes».

«En tal sentido, se acreditó que la progenitora debe alquilar un inmueble para convivir con su hijo -en tanto el alimentante Sr. F. habita una vivienda de sus padres-, que las tareas cotidianas las realiza la madre -alimentación, vestimenta, limpieza y/o higiene, colegio, actividades, cumpleaños, médicos, etc.- y que el ejercicio de la profesión de la Sra. M. d. l. A. L. debe adecuarse a los tiempos y/o necesidades de su hijo», indicaron.

«Ello nos lleva a afirmar que la progenitora, Sra. L., cumple su obligación alimentaria en especie y en dinero, en tanto, el progenitor, Sr. F., sólo lo hace principalmente en dinero, por lo que su aporte dinerario deberá ser mayor al de la mamá», concluyeron.

Compruebe también

Debut del Turismo Pista en el Autódromo de La Pampa

La secretaria de Turismo, Adriana Romero, junto al presidente del Fideicomiso Autódromo Provincia de La …

Según el INDEC, la economía pampeana creció el 0,8 % en 1er trimestre 2022

La tasa de actividad llega al 47,4 % en los primeros tres meses de 2022 …

Dejanos tu comentario